Entre faldas y pantalones

El motivo principal de la siguiente entrada tiene que ver con la ley aprobada la semana pasada sobre el uniforme neutro en las escuelas de la Ciudad de México. La ley sostiene que ahora no será obligatorio para las niñas llevar falda, ni para los niños llevar pantalón. En pocas palabras y como dijo la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum “las niñas pueden traer pantalón si quieren y los niños pueden traer falda si quieren.

Claudia Sheinbaum

Evidentemente en un país como México, en el que predomina el machismo, dicha ley fue criticada. Pues se asociaba esa libertad de elección entre prendas, al bullying y a la supuesta “desorientación” sexual.

Esto me hizo reflexionar e investigar un poco sobre la evolución que ha tenido la moda a lo largo del tiempo y los significados que se le han dado a algunas prendas o maneras de vestir.

La realidad es que, en el siglo XIII la ropa era neutra. No había mucha
distinción entre las prendas para mujeres y para hombres. Todos llevaban
túnicas. Un buen ejemplo, es Dante Alighieri. Y no solo él, si nos vamos más atrás, Jesús de Nazaret y sus apóstoles, también llevaban túnicas. Los soldados romanos llevaban falda. Y si volteamos a ver aún más atrás, los egipcios llevaban su famoso shenti, que era literal una falda.

Izquierda: Dante Alighieri. / Derecha: egipcios.

Y así fue, hasta que en el siglo XIV, se produce el cambio y se inicia a diferenciar la silueta masculina de la femenina. Los que empezaron fueron los hombres, quiénes optaron por utilizar calzas con suela (mallas), jubones con un cinturón alrededor de la cintura formando una caída como la de una falda. Las mujeres por su parte, siguieron utilizando las mismas prendas largas, pero empezaron a realzar su busto y a llevar tocados en la cabeza.

Revueltas campesinas siglo XIV.

Es a partir de ese momento que se empieza a confeccionar ropa tanto para
hombres, como para mujeres. De acuerdo con los investigadores “la diferenciación de género en la indumentaria sigue siendo una característica distintiva de la moda y las relaciones entre los sexos hasta la actualidad: hombres y mujeres no solo son biológicamente distintos, sino que reafirman su diferencia física, psicológica y sexual a través de la ropa. También se considera que la diferenciación de la indumentaria masculina y de la femenina fue para ambos géneros un primer paso hacia una visión dinámica del vestuario que empezó a diversificar y a diversificarse con el tiempo”, (Riello, 2016).

Y esa diversificación de las formas y los gustos fue avanzando, dándole un
significado a las prendas. El estatus social y el poder de un individuo en una sociedad empezó a marcar muchas diferencias al momento de vestir.

Un buen ejemplo son los  tacones, los cuales simbolizaban poder y estatus. Luis XIV era conocido por llevarlos muy altos e incluso no permitía que cualquiera los llevara más altos que él.

Luis XIV. Fotografía tomada de Google Arts & Culture.

El maquillaje y las pelucas, también eran utilizados por hombres para reafirmar su masculinidad y estatus. Durante el Roccocó francés, toda la indumentaria era decorada. Había hombres que incluso añadían lunares postizos y usaban pelucas para no delatar la calvicie. Pero al final, todo esto simbolizaba poder y riqueza.

Hombre conocido como “Macaroni” en el siglo XVIII.

Pero fue hasta el siglo XIX que se introdujo una vestimenta más sobria entre los hombres y con ella, el uso del pantalón. Habían nacido los dandis, que rechazaban lucir muy decorados, pues representaba despilfarro y excesos, cosa que no estaba dentro de sus ideales.

Izquierda: Macaroni. / Derecha: Dandi.

En ese mismo siglo, hubo mujeres que empezaron a revelarse y a querer usar pantalones. Amelia Bloomer fue una activista que proponía a las mujeres usarlos como símbolo de liberación. Pues los vestidos y el corsé que se llevaba, impedía la libertad de movimiento.

Ciclistas en un parque de París, el bosque de Bolonia. Óleo por Jean Béraud. 1899.

Hoy nos “preocupamos” por una nueva ley, en la que creemos que esa libertad de elegir entre prendas, va a ser determinante en la sexualidad de un niño o una niña. Y si lo es, ¿qué tiene de malo? Y si no lo es, también.  

Una de las principales posibilidades que da la moda hoy en día es precisamente la capacidad de elegir entre prendas y estilo. Las mujeres hoy podemos usar pantalones, pero gracias a mujeres como Amelia Blommer o Gabrielle Chanel quiénes se dedicaron a  normalizar su uso entre nosotras.

Con esto, desde luego no pretendo exhortar a nadie a usar una prenda en específico. Simplemente es mostrar un panorama que nos permita ver que después de todo, somos libres de elegir y que por elegir, no es algo malo. Al contrario, elegir empodera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.