La otra cara de la moda

La moda en su cara de glamour, exclusividad y sofisticación, esconde la cara del fast fashion o moda masiva. En su  utopía por ofrecer las últimas tendencias a un bajo costo y accesibles para la mayoría, provoca la explotación de trabajadores en las maquilas en donde se fabrica la ropa; trabajadores en los que se incluyen en su mayoría mujeres y niños.

maquilas

Lo curioso es que este sistema existe desde los inicios de la Revolución Industrial en Londres, en el que el trabajo en pequeños talleres, se desplazaba al sistema de fábrica, en el que las jornadas laborales iniciaban desde el amanecer y terminaban hasta el anochecer. En el caso de la moda, los sastres eran obligados por sus patrones a conseguir un bajo costo en la producción de las prendas para así venderlas más baratas y así ofrecer un mejor precio y obtener una mayor ganancia, lo que provocaba la contratación de mujeres y niños.

El tren fue uno de los ejes de la Revolución Industrial, que supuso la explotación y degradación del medio ambiente y, entre otras cosas, la degradación de las condiciones del traba

Hoy, el pasado está presente en maquilas ubicadas en países del Tercer Mundo, en el que se proporciona mano de obra barata y desprotegida, a cambio de precios accesibles para nosotros “mortales” y víctimas de la moda. Lamentablemente esta explotación laboral es maquillada por instituciones como una estrategia para atraer la inversión de grandes corporaciones a países ubicados en Asia, África y Centroamérica.

El caso más reciente de evidente explotación y condiciones deplorables, fue el de Rana Plaza en Bangladés, que dejó más de mil 100 trabajadores muertos. De ahí se desató el movimiento Fashion Revolution, cuyo objetivo es hacer conciencia sobre el coste real de las prendas y el trabajo que se lleva a cabo en las maquilas. Lo que pretende este movimiento, es que nos preguntemos ¿quién hizo nuestra ropa?

policia-edificio-Bangladesh-fugitivo-espanol_EDIIMA20130428_0173_17

Pero ¿qué ha pasado después de tanto ruido?, de acuerdo “a los expertos de la Organización Mundial del Trabajo y de la organización Ropa Limpia, reconocen que los accidentes siguen sucediendo” (Novik, 2016).

El problema general de muchas marcas, es que no son dueñas de las maquilas que producen su ropa, por lo tanto ellos quedan libres de responsabilidades de las condiciones laborales, maltrato y abuso que pueda haber.

La respuesta de H&M a esta situación es su campaña de reciclaje de ropa a cambio de cupones de descuento para comprar ropa en la tienda. Muchos han criticado este tipo de moda, que asegura ser sustentable.

la-moda-mas-ecologica-y-sostenible-de-hm-2014

De acuerdo a Vanessa Friedman, directora de la sección de moda del New York Times, en su discurso en el Copenhagen Fashion Summit, dijo que la “moda sustentable” ya por definición de cada palabra se contradice.

Por un lado el término moda, significa la producción nueva de estilo y bienes, específicamente ropa y cosméticos y por otro lado, sustentable, se refiere a algo que puede ser mantenido a un cierto nivel o rango.

Friedman critica el hecho de que la moda tratándose de algo nuevo y de temporada, difícilmente pueda ser visto como algo sustentables, ya que no se puede mantener en un cierto nivel, por lo que considera que más bien se trata de una estrategia para que el consumidor además de lograr verse bien y sin deudas, se sienta feliz por haber ayudado a la sociedad (Madsen, 2015).

Peter Som - Front Row - Spring 2011 MBFW

Al modo que el filósofo Slajov Zizek dijo: “¿quieres moda sustentable? ¡Recicla tus jeans y obtén un cupón para seguir consumiendo más ropa chatarra que deberás reciclar!” (Novik, 2016).

Portraits of philopsher Slavoj Zizek

Estamos en una etapa en la que el único interés del sistema es vender y producir a un bajo costo, para tener mayor margen de ganancia. Que la clase C víctima del fast fashion se dedique a consumir y a sentirse parte del círculo de la moda.

El objetivo es “reproducir la pobreza para crecer”. (Novik, 2016). En una entrevista realizada a Orsola De Castro directora de la plataforma Fashion Revolution, por la revista La Tempestad, se refiere a la moda democrática, como rápida y barata, pero niega rotundamente que se trate de ser democrática, ya que para que la moda pueda se llamada de tal manera, “debe atender toda la cadena de producción y no sólo el producto final” (Castro, 2016).

La solución que propone Castro es la de exigir calidad no sólo en los productos, sino también en la vida de las personas detrás de su producción.

upcycling1532_1710082a

Debo decir que todos los que consumimos moda debemos enfrentarnos a esta otra cara de la moda.  Un problema en el que la pregunta es ¿estaríamos todos dispuestos a pagar por el verdadero valor y calidad que la moda tiene? ¿Conocemos el valor, tiempo, costo que tiene hacer una sola prenda?

giphy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s